NUESTRO DÍA A DÍA

Según los fundamentos pedagógicos en los que nos basamos y la metodología que vamos a seguir en el día a día, llevamos a cabo diferentes actividades, propuestas para que ellos decidan si quieren participar o no.
No obstante el ritmo diario podría ser así:

Llegada 

 

La llegada es flexible a partir de la hora de apertura. Damos mucha importancia a la forma de recibir y acoger a los niños y también será un momento para recoger esa pequeña información que los padres nos quieran trasmitir. Estos detalles nos ayudarán a entender mejor cualquier comportamiento del niño a lo largo de la mañana. 

Juego libre y espontáneo  

 

Según van llegando los niños, comienzan a desarrollar sus juegos, eligiendo el espacio y los materiales que quieran (juego simbólico, juego estructurado y construcciones, expresión plástica, cuentos…)
En todo momento estarán acompañados por un adulto que dará una presencia consciente y atenta, aportando seguridad y libertad de movimientos, lo que le permite al niño conectar con su verdadera necesidad.


Propuesta del día


Todos los días hay una PROPUESTA sobre algo diferente: expresión plástica, actividad musical, psicomotricidad, masaje, yoga, bandejas de exploración, teatrillos, actividad en  el jardín etc…y los niños deciden en función de sus preferencias. Lógicamente estas propuestas suponen siempre una invitación, pero no interfieren en las actividades espontáneas que cada uno quiera llevar a cabo.
Después recogemos con cuidado todos los materiales.

Cada  día llamamos a las hadas y a los duendes y reservamos varios momentos para escuchar “nuestros cuentos”.

Desayuno saludable

A media mañana organizamos un desayuno saludable en el que todos tomamos fruta y zumos. Es un espacio en el que pretendemos que adquieran hábitos saludables además de que participen en la preparación del mismo.

Juego al aire libre 

Todos los días hay un espacio para disfrutar del jardín. Los niños adoran este momento, les encanta el contacto con la arena, observar insectos, correr, saltar, contemplar los árboles y sus cambios con cada estación.
En Jugar y Sentir damos mucha importancia a la relación del niño con la naturaleza, como una principal fuente de aprendizaje.

Comida

Pensamos que la comida no solo alimenta el cuerpo sino también el alma y más en estos primeros años: “Somos lo que comemos”. Por eso damos mucha importancia a este momento del día y preparamos nuestros menús con productos ecológicos y mucho amor. 
Cuidamos todos los detalles para que la comida sea siempre un momento tranquilo y agradable, en el que disfrutemos de los diferentes sabores, olores y texturas de todos los alimentos.
Respetamos y favorecemos la capacidad de cada uno para decidir qué cantidad de alimento necesita, así como para comer de forma autónoma.
También nos gusta hacer pan, postres y luego compartirlos todos juntos

Siesta

El descanso es tan importante como el juego y la comida: “Tenemos que descansar para luego jugar despiertos” 
Los más pequeños duermen cuando lo necesitan, escuchamos su ritmo biológico y lo respetamos. Les acunamos, les mecemos y les cantamos para facilitarles su sueño. 
Y alrededor de las 13h, la casa de Jugar y Sentir se viste de calma, unas veces con música y otras con un cuento para preparar el momento de la siesta. 

Nos despedimos

Este momento lo utilizaremos para volver a intercambiar información con las familias sobre cómo ha trascurrido el día, lo que hemos hecho y sobre todo como hemos disfrutado de la jornada.

© 2023 by Art School. Proudly created with Wix.com

  • c-facebook